Estás en las manos de Dios

 

INICIO

 
 

Aunque me tapo los oídos con la almohada y gruño de rabia cuando suena el despertador...
Gracias a Dios que puedo oir. Hay muchos que son sordos.

 

Aunque cierro los ojos cuando, al despertar, el sol se mete en mi habitación...
Gracias a Dios que puedo ver. Hay muchos ciegos.
 

Aunque me pesa levantarme y pararme de la cama...
Gracias a Dios que tengo fuerzas para hacerlo. Hay muchos postrados que no pueden.

 

Aunque regaño porque no encuentro mis cosas porque los niños hicieron un desorden...
Gracias a Dios que tengo familia. Hay muchos solitarios.
 

Aunque la comida no estuvo buena y el desayuno fue peor...
Gracias a Dios que tengo alimentos. Hay muchos con hambre.

 

Aunque mi trabajo es monótono y rutinario...
Gracias a Dios que tengo ocupación. Hay muchos desempleados.
 

Aunque no estoy conforme con la vida, peleo conmigo mismo y tengo muchos motivos para quejarme...
Gracias a Dios por la vida.

 

 

 PREGUNTAS.

1. ¿Qué cosas te incomodan? ¿Hay un lado positivo de las cosas?

2. ¿No hay cosas más grandes que esos sinsabores de la vida?

 

 

    
 
INICIO