ALGO DE LO QUE DEBEMOS SER

Bastante firmes como para soportar la crítica sin desalentarnos.
Bastante generosos como para compartir nuestros placeres.


Bastante valientes como para hacer lo bueno sin temer la censura y el ridculo.
Bastante veraces como para cumplir con nuestra palabra.
 

Bastante corteses como para nunca decir una palabra dura a nadie.
 

Bastante honorables como para hacer a otros como quisiéramos que se nos hiciese.
Bastante sabios como para ver las cualidades valiosas de nuestros asociados.
 

Bastante urbanos como para no juzgar a la gente por su traje.
Bastante leales como para ser fieles a un amigo a pesar de sus reveses de fortuna.
 

Bastante sinceros como para admitir un defecto.
Bastante sensatos como para escuchar los consejos de los mayores y más experimentados.
 

Bastante inteligentes como para apreciar las bellezas de la naturaleza.
Bastante amplios de miras como para sentir admiración pero nunca envidia, hacia aquel que nos supera.
 

Bastante humanos como para ser bondadosos con los animales.
Bastante caritativos como para ayudar a un semejante en dificultades.
Bastante agradecidos como para darnos completamente
 

Sin reservas diciendo: "Te serviré dondequiera y cuandoquiera,

y haciendo cualquier cosa para el hijo de Dios y los hijos de los hombres."

Braulio Pérez Marcio

 

 

 

Principal

Indice