Principal

Relatos

Ciencia y Biblia

Tesis

El autor Opinan

Poemas y poesías selectas

Fortaleza

  Aunque el dolor tu pecho

con ruda mano sin piedad destroce,

sufre sin que a tus ojos

las indiscretas lágrimas asomen.

El alma se engrandece

en medio de la lucha y los dolores,

igual que la pupila

se dilata en las sombras de la noche.

Del pedernal y el hierro

la chispa brota al repentino choque,

y la granada espiga

nace del suelo que el arado rompe.

Hiere el cincel el mármol,

y en escultura se convierte el bloque;

hiere el dolor el alma,

y en héroe o mártir se convierte el hombre.

No muestra en la bonanza

su valor el piloto, ni en los goces

y la quietud su esfuerzo

y su vivir constancia el pecho noble.

Es preciso que el cielo

se cubra de plomizos nubarrones

y que del mar las olas

el huracán encrespe y alborote.

Y es preciso que al alma

hiera el dolor que, al recibir el golpe,

prueba que es barro, al deshacerse el barro,

y prueba el bronce, al resonar, que es bronce.

(Manuel de Sandoval)

 

 

INICIO                     PRINCIPAL

Alfonso Paredes