Recetas para vivir

INICIO

POEMAS RELATOS CARTAS FLORES PÁGINA PRINCIPAL AUTOR OPINAN

 


Homenaje a una gran mujer

No, nunca fue a una Academia de Gastronomía, ni Gastón fue su profesor, pero sí se educó en los primeros años en la mejor escuela que Dios le ha dado al hombre: el hogar.

Desde muy niña ya había aprendido a cocinar, sólo observando a su talentosa madre Doña Zoila Felina.

Un día su madre había viajado a Trujillo. Amelia de sólo 10 años de edad, entró a la cocina, dispuso en su mesa todos los ingredientes y se puso a cocinar y preparó un delicioso "Trigo con papa". Luego salió y en el umbral de la puerta a la calle colocó una lechuguita (aviso no verbal de que había comida para vender). Los comensales se aglutinaron, los platos se agotaron, y todos salían agradeciendo a Doña Zoila por haber preparado tan deliciosa comida. Amelia sólo guardaba silencio y deseaba que la honra y el mérito lo tenga su madre a quien amaba mucho..

Cuando su mamá llegó, ellá corrió y sacó su tarrito de nescafé y dándole vuelta vacío el dinero y se lo entregó todo, todito a su mamita. Zoila se quedó sorprendida. Nelly (su hermana) maravillada había observado este hecho que lo guardó por mucho tiempo, pero que un día 14 de enero del 2008 se lo contó a su hijo Ramos.

Comentario.

Amelia, una gran madre y una ayuda idónea y compañera de Don Pedro Cribilleros. Cumplen 52 años con 3 meses y 5 días de casados. (15 de enero de 2008)

Sólo Dios sabe los talentos que posees, quizás los maestros lo ignoren, tus padres lo pasen desapercibidos. Pero tú debes permitir que Dios obre en ti y realice la obra que Él te ha encomendado. Decide y actúa (Alfonso Paredes)

 

 

© COPYRIGHT 2008 ALL RIGHTS RESERVED APA-net